No solo las personas despistadas pueden perder su celular. En un descuido, un amontonamiento, un apuro, a cualquiera le puede pasar; y ¡ni hablemos de robos! Hoy en día, no es como antes que con el extravío de nuestro teléfono perdíamos nuestro número y nuestros contactos. Nuestros smartphones contienen mucho mas que eso. Si nuestro celular desaparece, desaparece con él el acceso a nuestro correo electrónico, redes sociales, GPS. En fin, todo lo…



¿No encontraste lo que buscabas? ¡Probá con Google!